También conocido como MATRIZ, se encuentra en la cavidad pélvica, SUSPENDIDO, por unos ligamentos, como una hamaca, tiene forma de pera (piriforme) y mide aproximadamente 6-8 cms, dependiendo de si la mujer aún no ha tenido embarazos. Tiene dos partes, el CUERPO y el CUELLO o CERVIX.

Está formado por fibras musculares muy compactas, que sirven para contraerse durante el parto y así lograr la salida del feto durante el trabajo de parto.

Dentro del útero hay una cavidad tapizada por un tejido llamado ENDOMETRIO, que comienza a crecer luego de la menstruación y que al cabo de 21 días está preparado para recibir el producto de la concepción. Es la “cuna” que prepara el útero para el embrión y luego el feto durante los 280 días de vida intrauterina. Si no ocurre el embarazo, el útero expulsa el endometrio el cual se desprende de su pared y se produce sangrado (REGLA O MENSTRUACIÓN).

El Cuello Uterino o Cérvix es la parte inferior, estrecha del Útero, la cual forma un canal que desemboca en la vagina. Este canal deja que salga la sangre del útero durante la menstruación (período) y también, permite que entren los espermatozoides al útero y a las Trompas de Falopio.

AFECCIONES DEL ÚTERO

Miomas o Fibromas Uterinos
Aparecen cuando las fibras musculares que se encuentran en el Útero crecen de una forma desordenada, en la mayoría de los casos son y permanecen pequeños toda la vida (sino generan síntomas no es necesario extraerlos), pero pueden llegar en algunos casos a alcanzar tamaños considerables, causar dolor o hemorragias, que hacen necesario su extirpación.

Localización de los Miomas
Extirpación de los Miomas o Mimectomia

 

Cáncer de Cervix
Como todos los otros órganos del cuerpo, el CÉRVIX está compuesto de muchas células que normalmente se dividen para producir más células, en un proceso ordenado que ayuda al organismo a mantenerse sano.

Sin embargo, cuando comienza a darse una división indiscriminada de células, sin ningún control ni orden, que se refleja en la conformación de una masa de tejido extra conocida con el nombre de Tumor, se habla de que el órgano es afectado por un tumor benigno o maligno (Cáncer).

Los tumores benignos generalmente se pueden operar y, en la mayoría de los casos, no vuelven a aparecer. Este tipo de tumores no son una amenaza para la vida puesto que no se diseminan por todo el cuerpo, entre los más conocidos podemos encontrar los pólipos, quistes y verrugas.

Los tumores malignos son cancerosos. Las células cancerosas pueden invadir y dañar tejidos y órganos que estén cerca del tumor. Las células cancerosas pueden también desprenderse de un tumor maligno y entrar en el torrente de la sangre o en el sistema linfático (Metástasis).

Endometriosis
La endometriosis ocurre cuando el tejido que recubre el interior del útero, crece fuera de éste, generalmente en las superficies de los órganos de las áreas de la pelvis y del abdomen.

Uno de los síntomas más comunes de la endometriosis es el dolor, en su mayor parte en el abdomen, la parte inferior de la espalda y las áreas pélvicas. La intensidad de dolor que siente una mujer no está relacionada con la cantidad de endometriosis que tiene.